Domingo, 23 de Abril de 2017

Nikola Tesla: El hombre que iluminó el siglo XX


El tiempo y el calendario

Ver más videos...




Sitios de Interés

Recuerdos del Ayer
  • Comisión Accidental del Concejo abordó tema de Metrosalud

    ASMEDAS insistió en que el Concejo de Medelllin disponga de 20.000 millones de pesos año de recursos nuevos para Metrosalud, ahora que tiene en sus manos 230.000 para redistribuir.

  • Trabajadores de Génesis realizaron Jornada de Dignificación por la Salud

    ASMEDAS Antioquia respalda las exigencias legales de los trabajadores de Génesis y continuará acompañándolos en su justa lucha

  • Hospital San Rafael de Ebéjico en deuda con sus trabajadores

    La Junta Directiva de ASMEDAS Antioquia solicita a la Gerencia de la ESE cancelen lo adeudado a sus trabajadores, un derecho que éstos reclaman por ley, so pena de incurrir el hospital en faltas

  • Salud en Colombia, un derecho enfermo

    En Medellín, la Municipalidad ha sido indolente con las necesidades de Metrosalud y con las necesidades de salud de la población más pobre y vulnerable que esta ESE atiende

  • Taller de Escritores de ASMEDAS para médicos de Metrosalud

    La ESE Metrosalud incluirá el Taller de Escritores de ASMEDAS en el programa de Bienestar Laboral para los empleados públicos médicos, afiliados o no a ASMEDAS. Informes 2631612, ASMEDAS

  • Inquieta futuro de la IPS Universitaria

    ASMEDAS Antioquia denunció que el 90% de sus empleados están contratados a través de terceras empresas


El derecho a la salud y el derecho a la atención médica



En la lucha política y social, lo mismo que en la actividad académica, es habitual confundir "el derecho a la salud" con "el derecho a la atención médica". Y es preciso distinguirlos, pues se trata de dos cosas bien distintas.  Si "el derecho a la salud" lo garantizara un carné de aseguramiento, eso equivaldría a decir que, cuando se logre cobertura universal, ¡todos vamos a estar sanos!

Se lucha por "el derecho a la salud", lo cual suena bastante atractivo y sugestivo. Con ello se quiere significar que todos debemos contar con la posibilidad de ser atendidos en caso de enfermedad, pues la principal sustentación es que "se está violando el derecho a la salud" cuando a los pacientes se les niega la atención médica, psicológica o psiquiátrica, odontológica, un medicamento, un insumo médico, una ayuda diagnóstica o un procedimiento quirúrgico. Es decir, según esa lógica, si somos atendidos, ya tenemos el "derecho a la salud" asegurado. Pero, cabe preguntarse: ¿qué nos ganamos con ser bien atendidos en los hospitales cada que lo necesitemos, si nos mantenemos enfermos? Si la gente se mantiene enferma, si hay múltiples factores que inducen enfermedad, su derecho a estar sano está siendo violado, su derecho a una vida saludable está siendo desconocido. Eso sin contar con la posibilidad de que el servicio de atención médica podría ser mediocre o francamente peligroso.

La principal preocupación de la sociedad y de los individuos debería ser el mantenimiento de la salud  (psíquica, física y social), cómo mantenerse sano, autónomo, cómo requerir cada vez menos del servicio de atención médica.  En el caso hipotético y absolutamente fantasioso, aunque posible, de que la sociedad se organizara para que la gente no enfermara, la utilización del servicio médico sería reducida a su mínima expresión, pero su "derecho a la salud" sería auténtico. Su derecho a estar sano, a una vida saludable, sería real. Es la visión medicalizada de la vida la que crea la confusión.

Garantizar el derecho a la salud requiere, claro está, mucho más que ofrecer hospitales llenos de médicos y de sofisticados recursos tecnológicos, y mucho más que poseer un seguro de servicios médicos, o un carné que lo acredite como beneficiario de éste. Requiere, en lo fundamental, una organización social que haga realmente posible la salud física y psíquica. Requiere una alimentación saludable, sin tóxicos y sin manipulaciones genéticas de los alimentos. Requiere un trabajo digno, sano, decente, con un ingreso adecuado, una "economía  a escala humana"  (Manfred Max-Neef), no a la escala del mercado. Requiere una vida social estable, segura, con posibilidades de educación, cultura, recreación, descanso y goce. Requiere una vivienda pertinente para la vida en familia.  Requiere vías públicas adecuadas para la vida con un sistema de transporte que la respete. Requiere niños jugando y aprendiendo, y viejitos descansando y enseñando. Requiere aire y agua aptos para el consumo humano, vegetal y animal. Requiere un adecuado sistema para la disposición final de residuos sólidos, líquidos y gaseosos. Requiere vegetación abundante y sana.  Requiere ríos y mares limpios, montañas verdes y nubes blancas en un cielo azul. Requiere una relación respetuosa, humilde y cálida con la naturaleza. Requiere libertad, equidad, paz social y paz interior...

La salud no viene del médico ni del "sistema de salud": es una creación social continua que compromete todos los campos de la vida y de la sociedad, desde el individuo y la familia hasta el Estado. "Promoción y Prevención" es apenas un canturreo permanente, imposible de lograr sin cambios de fondo, es la tarea por hacer. Luchar por el derecho a la salud es luchar por un cambio radical en las estructuras culturales, sociales, económicas y políticas. Garantizar una buena atención médica es posible incluso sin respetar el derecho a la salud: buenos médicos y buenos hospitales, y enfermos por multitudes. Pero el ideal no es una buena atención médica, y mucho menos una vida medicalizada: lo ideal es estar sano.

Un buen servicio médico y hospitalario, dotado para la atención de cualquier trastorno físico o psíquico, al alcance de cualquier ciudadano en cualquier momento y lugar, por el simple hecho de estar vivo, es un gran logro. Pero ese servicio, por muy bueno y grande que sea, va a colapsar si las filas de enfermos son largas. Y son largas por la alimentación deficiente o tóxica, por la inestabilidad o pérdida laboral, por el estrés exagerado generado desde múltiples fuentes, por el sistema de transporte, por la contaminación del aire y del agua, por los estilos de vida inapropiados... Cuando esas filas sean cortas, la sociedad y su Estado habrán garantizado de verdad el "derecho a la salud": su gente estará sana. Si atiende bien a sus enfermos habrá garantizado su derecho a la atención médica: su gente recuperará la salud perdida.

El derecho a la salud no se puede confundir con el derecho a la atención médica, pero ambos derechos son fundamentales y deben ser conquistados.

Publicado por: JOHN BOHÓRQUEZ para Medicina Positiva
Junio de 2011



Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Twitter








Editorial Médica Panamericana. 10% de descuento.






Encuesta

¿Apoyaría usted un paro nacional del sector Salud?

Si - 100%
No - 0%

Total votos: 1
The voting for this poll has ended on: Julio 1, 2015
 ¿Busca empleo?
Solicitud de empleo